«Al Libro»

A ti, que no me escuchas, pero cada vez que deseo, me endulzas el alma.

A ti, que estás allí, en el lugar que he elegido para ti, aquel lugar especial donde sé que te hallaré.

A ti, que estás cargado de sabiduría y consejo.

A ti que en cada línea tus enseñanzas saltan a mis ojos.

A ti, que aunque no puedas escuchar, me hablas y edificas.

Para ti, sabio libro, son estas palabras que hoy escribo y agradezco a aquellos que, con ingenio, te inventaron e hicieron viral desde tus comienzos cuando eras un simple papiro.

Nunca te extingas, siempre hay alguien que necesita de ti, de tus enseñanzas y tu sabiduría.

Puntuación de la reseña:
Recommend0 recommendationsPublished in POESÍA

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Que homenaje tan bonito a ese tesoro de incalculable valor q son los libros.