Ave Fénix

Mira, mi piel es como la arena de la playa —se ríe Sergey, de 17 años.

No estoy seguro de cómo reaccionar a su chiste. ¿Debería reírme con él? Viendo su apariencia, reírme no me parece lo más apropiado.


Sergey nació en la remota Siberia, donde la pobreza de su familia y el alcoholismo de su padre sellaron su destino.

Cuando tenía 3 años, después de la celebración de Año Nuevo, su padre, totalmente borracho y en estado de delirio, le lanzó dentro de un gran horno de leña encendido.

Sergey se salvó gracias a la rápida intervención de su madre aunque sufrió quemaduras y mutilaciones horribles: su cabeza, su rostro, sus hombros, brazos, manos y pulmones resultaron muy afectados. Pese a todo, sobrevivió.

Recuerdo el shock que me produjo leer la historia de un niño pequeño quemado en un horno por su propio padre y la peticion de donaciones, en toda Rusia, para ayudarlo en su tratamiento.

Al niño se lo llevaron de Siberia. Su madre no podía hacerse cargo de él ni de sus curas. Le encontraron una familia en Moscú que pudo hacerlo.

Su recuperación llevó una década entera. Parches de piel, cirugías, rehabilitación… ¡Todo eso hizo falta! Para cuando había cumplido 10 años, ya había viajado por casi medio mundo en busca de métodos revolucionarios de tratamiento para quemaduras tan graves.


Mientras le observo, imaginándome el tipo de vida que Sergey puede haber tenido, le pregunto como fue para él ir al colegio con esas tremendas cicatrices.

—Los niños fueron muy crueles conmigo. Y muchos adultos, también. Odiaba a la gente cuando era un crío —me confiesa—. Sentía que me trataban como si fuera una especie rara de animal. Al iniciar secundaria, me empezó a gustar la psicología. Me ayudó mucho a entender lo que pasaba y el odio, sencillamente desapareció. Lo dejé ir…

Con el paso de los años, la apariencia de Sergey, siguió llamando la atencion, pero el muchacho aprendió a vivir con ello. Creyó firmemente que su discapacidad le brindaría nuevas oportunidades y aprendió que la vida no podía girar en torno a su desgracia.

Cuando le pregunto si cree que su tragedia cambió su destino, se encoge de hombros.

—Yo era muy pequeño. Lo que pasó, pasó. Si el resultado hubiera sido otro, o estaría muerto, o me hubiera quedado viviendo con mi familia en Siberia. Mi destino fue éste. No pude elegirlo. Eso es todo.

Sergey me sorprende y me desconcierta. Se burla de sí mismo y de todo lo que le rodea. No busca a nadie a quien echarle la culpa. No tiene miedo. Simplemente vive su vida. Incluso su actitud hacia el fuego es sorprendente. Lo ama. No encuentra el sentido a tenerle terror. Le gusta su luz, su calor. Puede mirarlo durante horas.

Sergey se fascina con la mítica ave Fénix. Simboliza la vida eterna, el triunfo de la vida sobre la muerte y me afirma, convencido:

—Soy un Fénix. Yo también renací entre las cenizas…

27 Visitas
Puntuación de la reseña:
Dale tu opinión al autor, le ayudará a seguir escribiendo
+1
2
+1
8
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Recommend0 recommendationsPublished in CONCURSOS, DRAMA, INSPIRACIONAL

Related Articles

5 2 votes
Article Rating
Notificarme
de
guest
12 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Purificacion Ferron Gonzalez
Purificacion Ferron Gonzalez
8 days ago

Una original historia de superación, muy bien relatada. Enhorabuena amigo

Javier Montesinos
8 days ago

Una histotia que te hace sentir que tus pequeños complejos son una tontería. Sergey hace ver el lado positivo y se rie de sí mismo. Es un triunfador en la vida.

Umbelina
8 days ago

Magnífica lección de vida, increíble que una terrible experiencia de para aprender tanto, si tan solo dejamos las ataduras de dolor y amargura todo fluye libremente.

Carmen
8 days ago

Qué bonita historia de superación personal. Lo has relatado de maravilla. Enhorabuena Víctor.

Amaya Muñoz
Amaya Muñoz
8 days ago

Guau, el principio me encanta y el final, casi más. Con ese punto de burla sobre uno mismo, quitando drama a la vida y aún mejor, superando el odio o la culpa a su padre. Acepta su destino con naturalidad y no deja que ese giro perverso del destino frene su vida. Cuánto tenemos que aprender…

Una gran gran historia!

Maialen
8 days ago

Una historia de superación increíble. Me ha gustado mucho Víctor.

Inmi Rega Bou
8 days ago

Qué bonito, Víctor, ojalá todos pudiéramos ser como Sergey y renacer de las cenizas. ¡A mí también me gusta mucho el fénix!  

Last edited 8 days ago by Inmi Rega Bou
María
6 days ago

Me parece muy bonita la forma en la que después de una vivencia tan traumática el personaje no solo sale adelante, sino que se siente especial. Muy bueno Victor me encanta.

Alicia
2 days ago

Precioso relato de superación! Como a pesar de las adversidades el protagonista no solo las supera sino que además las hace suyas, porque al fin y al cabo son parte de él.

Translate