BANDA SONORA INTERRUMPIDA

El armario abierto de par en par se ofrece ante mí. Mi decisión puede ser clave para triunfar. Hoy es la cita. La cita que he esperado durante treinta años. Sí, has oído bien, treinta. La primera mujer que despertó en mí, lo que se llama amor, me había telefoneado y suplicaba mi auxilio. ¿Para qué? Pues os cuento como fue la llamada.

ꟷ ¿Maialen?, ¿Maialen Rivas? No me lo puedo creer, ¡ cuánto tiempo!… Sí, tengo una inmobiliaria…Perfecto, quedamos mañana… ¿Sobre las 6 de la tarde?…

Retrocedamos treinta años.

Diecisiete años. Me enamoré, sí, hasta las trancas. Disfrutamos de un verano de esos que solo piensas en tomar el sol, bañarte y divertirte. Dos días antes de su marcha hicimos el amor. Todo muy bonito, con banda sonora y todo, “Esos ojos negros”. Pero…, hasta ahí.

Fue bochornoso. Mi primera vez. Y duré tan poco como Usain Bolt corriendo los 100 metros. Para quien no lo sepa 9,58 segundos. Luego desapareció como una pompa de jabón. Nunca la olvidé.

Bueno no os creáis que mi vida amorosa se quedó ahí. Me he casado, me he separado, he tenido tres relaciones esporádicas y ya.

Pero sigamos con la elección de vestuario. Una camisa blanca no entallada. Perfecta para disimular la incipiente barriguita, causada por la agüita amarilla. Americana de lino, vaqueros… Estilo juvenil. Casual, como se dice ahora.

 

 

Está ahí. Tan bella como siempre. Con unos años más, claro. Pero con la misma sonrisa y esos hoyuelos que me enloquecían.

 

 

De repente todo oscurece. Un fuerte dolor de cabeza y…

 

                                                               ♫                             ♫                             ♫

 

Inspiro el aroma de la maceración de las hierbas mediterráneas. Saboreando el toque final cítrico de naranja con un ligero amargor. Tras el balanceo en la copa, del vermut color cereza intenso, aparece Maialen. Cual Venus surgiendo de las aguas. Enfundada en un bikini blanco y cantando “Under the mango tree”. Se acerca a mí, me besa en los labios.

Se pone el albornoz y me ofrece su mano. Subimos a la habitación del hotel y me empuja sobre la cama. Me dice: “cierra los ojos”. Obedezco. Suena “You can leave your hat on”. Abro los ojos y ella en el balcón tras la persiana veneciana comienza a bailar estilo mito erótico ochentero. Hacemos el amor hasta el anochecer. Extasiado, tras contemplarla dormida, salgo a dar un paseo. De la nada comienza a sonar “Dancing in the stars”. Y ella aparece con un vaporoso vestido blanco. Agarro su mano y elevo el brazo izquierdo manteniéndolo a la altura de los hombros. La mano derecha ligeramente ahuecada la poso en su frágil espalda. Paso adelante pie izquierdo, paso diagonal pie derecho, un, dos, tres…, un, dos, tres… Elevándonos, bailamos rodeados de estrellas, sus pupilas se clavan en las mías…

                                                               ♫                            ♫                             ♫

ꟷSamuel. ¡Por fin despiertas! Te has librado de milagro, la maceta te rozó. ¡Por suerte!

ꟷY ahora… ¿No suena la música? Sin ella tú y yo…

ꟷ ¿Qué dices? Pobre, el golpe le ha afectado.

 

 

 

 

Recommended1 recommendationPublished in CONCURSOS

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. El nombre de la protagonista se me hace familiar, pero no sabría decir por qué… jajajaja. Me ha encantado este relato tan fresco y juvenil. He visualizado cada escena con su canción (algunas míticas) y ha sido maravilloso. Esta semana nos vamos a divertir mucho con este reto. Enhorabuena Javier.

  2. Un relato muy bonito Javier. Me ha encantado que cada escena tenga su banda sonora. Está genial. El final es sorprendente, no me lo esperaba. La protagonista me suena mucho, jajaja. Muchas gracias por hacerme parte de la historia. 

  3. Wauuu me ha encantado esa referencia a la música, la historia y ese final tan divertido. Genial amigo. Y ese nombre Mailen lo vamos a exprimir

  4. Javier, por favor, la próxima vez que te pares en algún sitio, fíjate que arriba de ti no hayan macetas colgando o apunto de caer.
    Es muy placentero leerte a ti y en general a todos y todas.
    Qué bonito se lee aquí el nombre de la protagonista.
    Esta historia está cargada de ilusión, de de amor, de poesía, música y pasión. Definitivamente eres un maestro de las letras y la imaginación. Dios te continúe bendiciendo. Éxitos, muchos éxitos te esperan por venir.

  5. Me ha encantado que hayas hecho de la música una parte tan importante de tu relato. El final muy sorprendente, no me lo esperaba.

  6. Muy ocurrente tu historia . Todo lo que se desea , está ahí, aunque sea mientras estás obnubilado por un” macetazo”..jajajaja. Me ha gustado mucho.