El arma de Chéjov: el recurso narrativo que debería saber todo escritor

¿Conoces el recurso narrativo «el arma de Chéjov»? Si no es así, hoy te lo cuento.

Si tu idea es ser escritor o dedicarte a la escritura es importante que conozcas muchas de las técnicas narrativas y el arma de Chéjov es uno de los recursos más populares e importantes en el ámbito de la escritura.

¿Preparado? Pues vamos allá.

¿Cuál es el origen del «arma de Chéjov» o «pistola de Chéjov»?

Es un recurso narrativo que tiene su origen en una carta que el escritor Antón Chéjov le envió a su amigo Aleksandr Lázarev, donde le decía:

“Elimina todo lo que no tenga relevancia en la historia. Si dijiste en el primer capítulo que había un rifle colgado en la pared, en el segundo o tercero este debe ser descolgado inevitablemente. Si no va a ser disparado, no debería haber sido puesto ahí”

Antón Chéjov.
1 de noviembre de 1889

Cuando en escritura creativa se menciona este recurso hace referencia a que no se deben incluir en una historia elementos que sean superfluos e innecesarios, especialmente en un cuento o relato. Si decides añadir dicho objeto, este deberá ser utilizado o ser importante para el desarrollo de la historia. Dicho de otra manera, si eliminásemos el objeto, la historia se quedaría coja y no tendría la misma coherencia.

Todo elemento tiene su función, así que si hay elementos que al final de la historia no servirán para nada evita mencionarlos, sino originaras falsas expectativas a tus lectores.

¿Qué es y qué no es una arma de Chéjov?

No todo objeto que aparece de forma reiterada en el texto tiene que ser un arma de Chéjov. El objetivo del recurso trata de llamar la atención sobre algo que cobrará importancia a lo largo de la historia, sin que el lector lo sepa. Algunos lectores con experiencia pueden llegar a sospechar las intenciones del autor pero sin concretar los detalles. Es importante que la función no sea demasiado evidente. Si le damos una importancia excesiva o hacemos que el objeto este presente en varias ocasiones consecutivas sin que sirva para nada, cuando el autor quiera sorprender al lector y mostrar su importancia el recurso ya no funcionará. Una cosa es intuir que algo pasará con ese elemento y otra muy distinta sospechar desde el primer momento que luego se va a utilizar para una cosa en concreto.

Una pistola cargada, una llave en el bolsillo del personaje, o un enmascarado que pasea por las calles. El arma de Chéjov se puede encontrar en multitud de escenarios y de formatos, así que ahora que lo sabes, ¿te sentirás capaz de distinguirlo?

¿Cómo sorprendo al lector si puede sospechar de lo que va a ocurrir?

Bien, una vez sabes lo que es el recurso del arma de Chéjov te preguntarás como sorprender al lector respetando dicha técnica pero sin caer en el Deus Ex Machina. Al fin y al cabo, si ya sabe que esa escopeta sobre la chimenea va a ser disparada en algún momento, ¿dónde queda el suspense?

Para sorprender al lector existe la falsa premisa y el red herring. Y me dirás: ¿Qué me estás contando, Vivian? Si lo sé, igual ahora mismo te suena a chino pero una vez leas de que se trata todo lo verás mucho más claro. ¿No me crees? ¡Sigue leyendo y descúbrelo por ti mismo!

El red herring y la falsa premisa

En literatura, un red herring es una falsa pista que lleva a los lectores o personajes hacia una falsa conclusión. Es nada más y nada menos que utilizar una maniobra de distracción, para que el auténtico objetivo pase completamente desapercibido.

El mejor ejemplo que se me ocurre y que ilustra esto a la perfección es Severus Snape en Harry Potter y la Piedra Filosofal. El profesor Snape es presentado como un hombre siniestro y oscuro, que desprecia al protagonista y que además realiza acciones que le incriminan como antagonista. No obstante, para sorpresa de todos, Snape no solo no era enemigo del protagonista, sino que trataba de protegerle del verdadero antagonista que, gracias a las falsas pistas que incriminaban a Snape, pudo pasar desapercibido hasta el final, y sin llegar a desatar un Deus Ex Machina.

También tenemos la falsa premisa, una pista que está diseñada para engañar a la audiencia.

En el caso anterior de Harry Potter y la Piedra Filosofal, una falsa premisa sería el aspecto siniestro de Snape y su personalidad críptica e introvertida.

Por lo tanto, en historias donde utilicemos recursos como el red herring y la falsa premisa, el arma no será más que una cortina de humo para una intención mucho mayor.

Si eres un escritor mapa y te gusta planificar bien tu historia o novela antes de ponerte a escribir, es muy positivo que conozcas estos recursos y el valor que tienen si los utilizas bien.

Ahora que sabes que ciertos objetos pueden ser relevantes para el final de tu historia, puedes buscar buenas oportunidades para introducirlos con mucha antelación. Esto por lo general, es mucho más satisfactorio y creíble para el lector y no que tus personajes tropiecen con el objeto que necesitan en el momento preciso. Las cosas no te caen del cielo ni en los libros ni en la vida real y es importante respetarlo y no caer en un completo Ex Deus Machina.

Y ahora que conoces estos recursos, ¿tienes pensado alguna buena historia que escribir? ¿Qué te ha parecido? Si conoces otros recursos que quieras compartir, déjamelo en los comentarios. Te responderé encantada 😊.

Recommend0 recommendationsPublished in ESCRITURA, HISTORIAS

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *