El oso que no quería ser panda

Un pequeño oso panda regresaba a su casa después de un divertido día de colegio. El pequeño estaba entusiasmado desde que comenzó las clases, pues sus amigos le resultaban muy especiales. Unos tenían pico, algunos volaban gracias a sus alas y otros correteaban con sus largas patas.

Imagen: mydlas en Deviantart

Los días pasaron y el pequeño panda ya no iba a la escuela tan alegre como antes.

—¿Qué sucede, cariño? —preguntó mamá panda preocupada.

—Desearía ser tan especial como mis amigos —le contó el pequeño panda—. Si fuera un león podría correr muy rápido.

—Pero si fueras un león tendrías que cazar para comer. ¿Acaso querrías hacer daño al resto de animales?

El pequeño negó con la cabeza.

—Entonces desearía ser un pájaro —dijo el panda—, así volaría por el cielo.

—Pero si fueras un pájaro, ¿cómo podrías abrazarme con tus pequeñas alas?

El panda recordó a sus compañeros de la escuela y le dijo a su madre:

—Me gustaría ser una jirafa para ver por encima de los árboles con mi largo cuello —pensó el pequeño.

—Si fueras una jirafa, ¿cómo me escucharías desde tan alto cuando te digo que te quiero?

El panda miró a mamá panda con tristeza. Por más animales que pensaba, ninguno de ellos podría estar cerca de su querida madre.

—¿Y a ti, osito panda, que es lo que te hace tan especial? —preguntó su madre—. ¿Son tus pequeños ojos, tu pelaje blanco y negro o tal vez que puedes trepar a los árboles?

Mamá panda le permitió pensar en ello por unos segundos. Después le preguntó:

—¿No crees que todos los animales somos especiales a nuestra manera?

El pequeño panda no se dio cuenta de todo aquello al querer ser igual que los demás.

—¡Es cierto, mamá! —dijo el osito panda—. Yo también soy especial.

La madre se acercó y abrazó a su hijo. El pequeño panda recuperó su alegría y salió corriendo para encontrarse con sus amigos. Así descubrió que los animales le miraban con la misma admiración con la que él los observaba a ellos.

Imagen: mydlas en Deviantart

Recommend0 recommendationsPublished in CONCURSOS, CUENTOS, HISTORIAS, INFANTIL

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *