En busca de Anna

Ante el espejo Elsa se pasaba el cepillo por su cabello rubio casi blanco, mientras pensaba en el mismo sueño que últimamente acechaba sus noches. Intentaba alcanzar a una chica morena a quien llamaba Anna, pero por más que lo intentaba ésta más se alejaba.

Se obligó a dejar a un lado esos pensamientos y recogiéndose el pelo salió corriendo para no llegar tarde al trabajo.

Iba de camino cuando pasó por delante de una tienda de antigüedades y entró. Elsa se quedó maravillada al acercarse a una vitrina, vio una infinidad pequeños y curiosos artículos, entre ellos un dije, la estrella Merkabah.

Aquello fue como un golpe para su mente que empezó a devolverle sus recuerdos olvidados, de su casa, sus padres y sobretodo de Anna su hermana. Recordó el día que ésta le entregó ese colgante como protector y los acontecimientos que provocaron la desaparición de ésta.

Elsa salió de la tienda con el amuleto colgado de su elegante cuello y con todos sus recuerdos, se sentía por fin completa.

La mañana transcurrió lentamente y después de la comida pasó a ser soporífera. Elsa volvió a mirar su reloj y soltando una exhalación desesperada pensó que aún quedaban 5 minutos para cerrar, justo sonó la musiquilla anunciando la entrada de un cliente.

Sin poder creer en su mala suerte, rogaba para sus adentros que la mujer tuviese claro lo que quería y así poder darle boleto en cuestión de segundos.

—Disculpe señora le puedo ayudar en algo, estamos cerrando—dijo Elsa intentando disimular la desesperación en su voz.

—Sí, necesito un candado de seguridad —comentó la mujer.

—Acompáñeme, se los mostraré ¿quiere alguna marca o modelo específico? —comentó Elsa para acabar pronto.

—Uno que sea muy seguro—dijo la mujer amablemente.

Tras enseñarle el que mejor de ajustaba a sus necesidades, Elsa le cobró el artículo y se lo entregó.

Ya se veía saliendo por la puerta para reunirse con David, había quedado con él para tomar unas cervezas en Shooters y si había suerte echar una partida de billar, pero la desconocida no tenía intención de marcharse. Le entró el pánico al pensar que podría robarle.

—Elsa ¿estamos solas? —le preguntó la desconocida y ella solo pudo asentir con la cabeza—. Bien, cierra. Quiero hablar contigo… es muy importante.

Tras bajar la persiana y cerrar la puerta se acercó hasta colocarse detrás del mostrador. La mujer rubia empezó a contarle una historia que a priori parecía increíble, pero real tras haber recobrado su memoria y saber quien era.

Recordar que Anna había partido hacia Misthaven, también conocido como el Bosque Encantado, que le hablasen de Cenicienta, Blancanieves y Peter Pan hizo que centrase toda su atención en ella.

—Bien Elsa, ¿estás dispuesta a salvar a tu hermana?

—Sí, pero como lo vamos a hacer.

—Me llamo Emma y puedes tutearme —dijo la extraña con amabilidad —. Además has quedado con David, el nos ayudará.

Juntas salieron camino de Shooters y con un propósito encontrar a Anna.

 

16 Visitas
Puntuación de la reseña:
Dale tu opinión al autor, le ayudará a seguir escribiendo
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Recommend0 recommendationsPublished in CONCURSOS, HISTORIAS

Related Articles

Se tú

¡Chicas muy bien, enhorabuena! Han salido unas fotos geniales, hemos sacado de dentro toda la rabia interna que hacia sentirnos inferiores. Pues bien, ahora vamos…

0 0 vote
Article Rating
Notificarme
de
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Purificacion Ferron Gonzalez
Purificacion Ferron Gonzalez
4 days ago

Muy chulo Alicia, me ha gustado mucho.

Translate