ERICK

 

Las estrellas dejaron de brillar, el tiempo quedó suspendido, algo había pasado en aquel mundo mágico.  Un enorme relámpago alumbró el salón  de baile, encandilando a los asistentes. La noche se hizo eterna, las doce bailarinas, no  podían  danzar con sus príncipes, algo les impedía despegar sus pies de la cerámica. Un viento gélido irrumpió con violencia  en el salón, abriendo  sus  puertas  de par en par…En ese instante apareció AZUL la hechicera, Cambiando  los destinos de los  reinos. Se   había robado  el espejo de la madrastra  de BLANCA NIEVES,  a sus enanos, los   transformó en  gigantes  torpes. Conjuró a  BELLA, la  durmiente; ya no dormiría. El príncipe que supuestamente   la rescataría, nunca llegará. BELLA, quedó siendo un lindo bebe berrinchudo…

ERICK, anonadado  sostuvo sus gafas, vio cómo su libro de cuentos se iluminaba, ardiendo en llamas, pensó que era su imaginación, asombrado vio a las letras saltar  del libro, y a   sus protagonistas desaparecer. ERICK, creyó ver unos diminutos seres que saltaban  entre las llamas de aquel cuento,  asustado dejó caer el libro, que luego se cerró. Trató de abrirlo y una  horrible cara apareció gritando, — ¡ni lo intentes, te convierto en un despreciable sapo!— Aquel niño se amilanó.

 Escuchó un grito: — ¡ERICK, baja a cenar!—. Él peque estuvo pensativo y casi no probó bocado. Sintió un leve cosquilleó, vio unos enanos  gigantes, escondidos en el bolsillo de su saco. Se devoró, la  comida  y subió a su habitación. Entró y cerró con llave, sentándose  con cuidado,  sacó aquellos diminutos gigantes, en este mundo; pero grandes en el  mundo mágico. ERICK, sonrió. Aquellos  gigantes,  le entregaron un pergamino que decía, —ERICK, confiamos en ti, escribe nuestras historias ¡ya! Te amo, tu abuela BELLA—.

Aquel chiquillo, quedó asombrado, con los pelos de punta. Bajó corriendo y le preguntó a su madre, — ¿dónde está mi abuela BELLA?—, ella titubeó, sentándose desanimada, rompió en llanto diciéndole, —hace una semana que no sabemos de ella, ¡desapareció!, no te lo queríamos contar—…  No la dejó ni terminar, Subió nuevamente a su habitación. Preguntó  a los gigantes, — ¿qué tengo que hacer?,  un gigante contestó, tú has leído los  cuentos desde  niño, te los sabes de memoria, plásmalos de nuevo. Aquel  chiquillo tomó un cuaderno  y empezó, el gigante grito, — ¡ahí no!—. ERICK, levantó los ojos con enojo preguntando, — ¡dime pronto, debo salvar a mi abuela!— El gigante respondió, —escribe  en el pergamino, con la  pluma dorada—, — ¿cuál?— dijo ERICK, mirando a todos los lados. El  otro gigante, sacó de un bolso, una  pluma brillante, tenía colores como el arco iris. ERICK, empezó a escribir,  a medida que avanzaba  aquel pergamino tomaba  forma.  El otro libro se a pequeño, retorciéndose y dando alaridos  con una voz terrorífica. Mientras terminaba los gigantes se desvanecían, guiñaron  sus ojos,  diciendo: — nos puedes hacer un último  favorcito, crea siete esposas para nosotros, se sonrojaron—. ERICK, los miró y asintió  con su cabeza. Cuando  colocó  fin, BELLA entró por la puerta  y lo abrazó…  

 

33 Visitas
Puntuación de la reseña:
Dale tu opinión al autor, le ayudará a seguir escribiendo
+1
0
+1
11
+1
2
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
Recommend0 recommendationsPublished in CONCURSOS

Related Articles

0 0 vote
Article Rating
Notificarme
de
guest
8 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Rossana
5 days ago

Me gusto mucho, muy fresco

Purificacion Ferron Gonzalez
Purificacion Ferron Gonzalez
4 days ago

Muy original,me ha gustado mucho.

Javier Montesinos
4 days ago

Muy original, la salvación de los cuentos, sería horrible que no existieran

Maialen
4 days ago

Muy original. Me ha gustado mucho.

Translate