Esta vez, sí

Ana es azafata. Su trabajo no le permite disfrutar plenamente de los sitios a los que viaja en los vuelos de avión. Y eso que fue uno de los motivos que le atrajeron a la hora de escogerlo. Llega por la noche a destinos exóticos y a la mañana siguiente ha de volver. Al principio se pasaba las noches en vela para poder disfrutar del sitio y se apuntaba a todas las fiestas nocturnas que podía.

Al cabo de un tiempo el sueño la vencía, ese ritmo la empezaba a matar y tuvo que parar y dormir para estar en forma al día siguiente.

Empezó a aprender a solicitar horarios más flexibles y que le dieran al menos un día de margen para descansar y poder disfrutar del sitio dónde se encontraba. Costó un tiempo pero lo fue logrando paulatinamente ya que los horarios peores se los daban a los que empezaban, como acostumbra a pasar.

También aprendió a guardarse los días de vacaciones para poderlos disfrutar seguidos y poder aprovecharlos mejor. Y a pedir los destinos que le gustaban más. Así empezó a conocer a gente y hacerse un círculo de amistades, tanto del trabajo como de cada sitio al que iba. ¡Hasta se echó un novio estable y todo! Después de varios novios fallidos ya tocaba uno que la quisiera de verdad.

Durante un tiempo había estado reservando días de vacaciones para poder disfrutarlos con él en una isla de las de Hawai donde se conocieron.

Cuando llegó el día lo esperó en el vestíbulo del hotel donde habían quedado. Se retrasaba. Al cabo de un rato le sorprendió ver que se acercaba acompañado de otra chica. Le saludó a lo lejos y él no le hizo ni caso, como si no la viera. Avanzaron hacia ella y pararon delante de la puerta del hotel, y junto a ella, se dieron un beso apasionado… Ana se les acercó enfadada y dio una bofetada al chico. Él se sorprendió mucho y le preguntó que quién era y por qué le pegaba.

– ¿Qué quién soy? Como si no me conocieras, ¿eh? ¡Ya podía suponer yo que te olvidarías de mí con tanta facilidad, ya! Y se fue enfadada. La otra chica y él empezaron a discutir.

Ya en su habitación, Ana, llorando, se dispuso a rehacer la maleta dispuesta a marcharse otra vez al día siguiente.

– ¡Vaya vacaciones! ¡Ni un día! he estado aquí. ¡Tanto tiempo planificándolas y ahora han desaparecido! ¿Cómo puede ser tan cruel y desconsiderado? ¡Delante de mí y como si ni me conociera! ¡Es imperdonable!

De repente oyó el sonido de un mensaje recibido en su teléfono móvil. ¡Era de él!

– ¡Qué desfachatez! ¡Ni quiero verlo! Sin mirar el mensaje, apagó el teléfono y lo tiró al suelo. Que fue rebotando por la alfombra de la habitación.

Al cabo de unos minutos llamaron a la puerta de su habitación y se oyó la voz de él.

– ¿Ana, estás ahí?

– ¡Vete, no quiero verte!

– ¿Qué te pasa? Sé que me he retrasado un poco pero no es para tanto, ¿no?

– Indignada, abrió la puerta y se dispuso a darle otra bofetada. Él le cogió la mano al vuelo y la abrazó.

– Disculpa que tardara, tuve que ir a aparcar unos coches más y no pude llegar a tiempo.

– Ella se le sacudió de encima y le dijo.

– Cómo que a aparcar coches, ¿eh? ¿A eso le llamas aparcar coches?

Él, sorprendido le dijo.

– ¿A qué te refieres?

– ¿Qué, ya no te acuerdas de la rubia despampanante a quién besaste en mis narices? Tienes muy mala memoria, veo.

– Él primero se sorprendió pero después cayó en ello y sonrió entendiéndolo todo.

– ¿Ahora te ríes? ¡Encima!

Estaba a punto de cerrarle la puerta a la cara cuando él la cogió por el brazo y le dijo.

– Voy a presentarte a alguien.

Y se la llevó a rastras mientras ella se quejaba y despotricaba queriéndose soltar.

Bajaron las escaleras hasta el vestíbulo y allí ella lo vio otra vez. Allí estaba… él.

– ¿Cómo? ¡Ese es igual que tú!

– Sí, ese es mi hermano gemelo.

A partir de ese momento se convirtieron en las vacaciones perfectas. Con salidas a nadar, visitas a sitios idílicos… Se sintió colmada de amor y atenciones. Solo le pidió una cosa. Que se vistiera de manera diferente a la de su hermano para no confundirlo con él. Problema resuelto. Lo agradecieron tanto ella como la rubia novia del hermano de él.  

Recommend0 recommendationsPublished in CONCURSOS

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *