GHOSTS

No ha pasado ni un solo día sin que te haya sentido. Es como si estuvieras conmigo. El olor a café y a tostadas recién hechas; tú sentada con tu pelo enmarañado, removiendo la taza humeante. Embelesada con tus pensamientos. Estás tan guapa; toparme con tus ojos soñolientos era un  regalo cada amanecer. Luego tu boca buscaba la mía y después el resto de la piel. Hoy es domingo, día de todos los santos, no tienes que ir a trabajar. Te vas al baño y dejas que el agua tibia llene la bañera. Frente al espejo dejas caer tu camisón. Tu cuerpo desnudo me hace recordar cómo te estremecías cada vez que te rozaba. Sigues igual de bella que la última vez que fuiste mía. Primero metes un pie, la calidez del agua pinta una sonrisa en tu cara. Recoges tu larga melena en un moño, algunos mechones rubios caen sobre tus ojos trigo. Te sumergirás en esa espuma blanca con olor a mandarina. Pierdo la noción del tiempo mirándote, aunque el tiempo siempre se detuvo a tu lado. Ahora más aún. Te pones los auriculares, suena “I will always love you” de Whitney Houston. Una lágrima resbala por tu rostro, mientras tarareas el estribillo con esa forma tan encantadora que tienes de desafinar. Siempre te amaré. Siempre. Estoy a un milímetro de tu boca, casi puedo rozar tus labios carnosos.

El vaho ha empañado el cristal, envuelta en esa minúscula toalla, deslizas tu mano  sobre el espejo para poder ver. Te vuelves. Sientes un frio gélido que hace que tu piel se erice. Me sitúo justo detrás de ti, casi puedo sentir la humedad de tu cabello. Te acaricio mientras tú te desenredas  el pelo. Te miro mientras te viste. Mi alma se llena de ti. Tengo toda la eternidad para amarte. Hoy hace dos años desde que me fui.  Tus lágrimas me dolieron más que mi muerte. No sé que soy, ¿un fantasma? Pero, ¿si soy un fantasma, por qué te sigo amando? ¿Por qué me siento vivo cada vez que te veo?  También sé que tengo que dejarte ir, no puedo seguir reteniéndote desde el más allá. Hoy es mi día; el de los difuntos.  Dentro de un rato saldrás de nuestra casa con esos lirios blancos que colocarás en mi tumba. Te amo tanto, casi podría decir que estoy llorando, más eso es imposible. Solo soy un fantasma. Mi alma errante se ha quedado enredada en tus labios.

La brisa  juega con tus cabellos, colocas las flores en una simetría perfecta. Tus ojos miel se inundan de lágrimas mientras que escuchas nuestra canción.  Yo también oigo esa melodía. Te susurro al odio: “I will  always  love you”.

Esa mañana Marta caminaba hacía el cementerio, con la mirada perdida. Se para delante de una lápida de mármol negra. Un manto de hojas secas, cubren con sus tonos naranjas las tumbas. Unas letras blancas resaltan el nombre de su amor. Llevaba dos años sin vivir, viviendo solo de sus recuerdos. A veces sentía su presencia, su olor, luego un frio helado se llevaba esas sensaciones.

-Siempre te amaré mi amor, pero tengo que dejarte ir. He convertido nuestra casa en un mausoleo, tengo hasta tu ropa en el armario. Cada mañana huelo tus camisas, creo que aún conservan tu aroma. Me paso las horas en casa, porque creo que tú estás a mi lado… y ya no puedo más, creo que me estoy volviendo loca. No puedo seguir así, mi amor. ¿Me entiendes verdad? Sé que sí. Te encantaba mi sonrisa y ya se me ha olvidado sonreír. Ayúdame mi amor, enséñame a vivir sin ti…- sollozó Marta mientras que el llanto callaba sus palabras.

De repente la suave brisa se transformó en una ráfaga de viento, los pétalos de los lirios se dispusieron en forma de corazón en aquella  lápida. De nuevo un frio gélido recorrió el cuerpo de Marta. Sabía que era él. La calma volvió de nuevo ese lugar de paz infinita; la brisa volvió a refrescar su azarado rostro. Un sentimiento inefable se apoderó de ella.

-Gracias mi amor, “I  will always love you”- gimió Marta secándose las lágrimas que mojaban su rostro.

Te veo marchar, miras hacia atrás y me sonríes. Vivo y muero mil veces cada vez que me miras con el corazón. Te amaré siempre mi amor.

 

 

 

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Me ha encantado. El principio es sensual y delicado. Y el amor eterno más alla de la muerte emociona y te hace divagar si existirá.