¿Quién dijo miedo?

El reloj marcó las tres.

Se oyó un gruñido en la habitación que rompió el silencio de la noche, quizás provocado para hacer latente su existencia tan cercana.

Ella abrió los ojos. Somnolienta se preguntó el origen de ese sonido tan extraño. Cuando el sueño se estaba apoderando de ella de nuevo, notó la presencia y la hizo reaccionar velozmente, incorporándose de un salto y quedando sentada en la cama.

Entre penumbra pudo atisbar ese ser que la miraba desde el suelo, con ese espeluznante brillo en los ojos y una medio sonrisa maquiavélica.

Sus cuerdas vocales , quedaron paralizadas , su cuerpo rígido, casi sin respiración . Mantenía los ojos abiertos sin pestañear y su corazón palpitando , galopando , llevando su doloroso latido hasta sus sienes. Casi no podía pensar , su cerebro estaba embotado por ese latido acelerado pero inútil y una respiración que andaba tan paralizada que no le aportaba el oxígeno suficiente. Así sus constantes vitales, cada vez estaban más alteradas. Los músculos comenzaron a tornarse   rígidos, y su vista se nubló durante un segundo.

La presencia de ese ser estaba ganándole la batalla a su cuerpo. Horripilante , destructivo, nauseabundo y aterrador era todo lo que podía pensar Laura. 

El hedor que despedía le daba náuseas, contrayendo su estómago sin poder evitarlo. En esa pestilencia parecía tener la fuerza ese ser, ya que le entraba por las fosas nasales, aniquilando sus sentidos lentamente.

La situación cada vez era más crítica, la niña estaba paralizada, y ese ente sin ni siquiera tocarla había empezado a dominarla por completo. Ella sentía como la estaba envolviendo en ese funesto y mortal manto , como una araña teje su tela alrededor de una víctima , arropándola en su lecho de muerte , llevándola a una situación sin retorno en el que dejara de respirar para siempre.

Laura, a borde del abismo, estaba aterrada ante la pérdida total de sus habilidades. Pero , sin saber como , su garganta se aflojó y pudo soltar un alarido que llevaba atrapado en su interior unos minutos augurando y temiendo el trágico final . Y al salir lo hizo con una profundidad desgarradora. Ese grito enérgico , le ayudó a rescatar algo de sus músculos paralizados y recuperar su respiración , haciéndola algo mas dueña de su cuerpo , de sus fuerzas y de su equilibrio.

Entonces, algo ocurrió. El ente , dió un insignificante respingo ante ese atronador grito de la chica. 

Al instante recuperó su integridad, e incluso se acercó un paso más , intimidándola con su presencia aún mas cercana y inundándola de ese hedor que despedía.

Ella aún aterrada, se rearmó gritándole de nuevo, fuera de sí , y en esta ocasión percibió el leve respingo de ese repugnante ser , acompañado de un mínimo retroceso . Ese espectro constaba de una cabeza apoyada en el suelo sobre unos diminutos pies que la sostenían. El aspecto de aquella imagen era aterradora.

Laura, en esta ocasión, dilucidó claramente lo que estaba ocurriendo y probó de nuevo a gritar más fuerte aún, incluso atreviéndose a acercar su cara y su garganta a ese ente , como si de un oso se tratara en una lucha entre iguales .

Y así, envalentonada, acercándose más y más , gritando y aullando como una fiera, dirigiendo  su grito y su cuerpo a ese nauseabundo ser, observó   como éste, daba un paso atrás, y luego otro, y otro más.

Ella, esta vez decidida a salvar su vida, con perlas de sudor en su frente, pero notando como la sangre volvía a regar acertadamente su cerebro de nuevo, fue capaz de articular palabra y le salió de su interior un grito enérgico .

-VETEEEEEEE –

-¡NO ERES REAL !

-¡FUERAAAAAA !

-¡NO ESTÁS AQUI!

-¡NO ME GANARÁS!

-¡AQUI MANDO YO !

-MANDO YOOOOO !

Y cada orden desesperada , que salía de la boca de Laura , iba teniendo una consecuencia cada vez más evidente. El ser se iba empequeñeciendo,  su presencia perdía fuerza, su hedor siendo anulado . Fue disminuyendo ´ su poder , hasta hacerlo desintegrarse, volviéndolo casi inexistente , degradándolo a la mínima expresión de su ser. Y esa figura aterradora en un comienzo, pasó a ser incluso patética.

Y así, fue como la niña-mujer , le ganó la batalla al MIEDO. 

Recommend0 recommendationsPublished in CONCURSOS, ESCRITURA, HISTORIAS, SUSPENSE

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    1. Gracias cariño…ya te veo como escritora famosa q disfruto con su valoración..jajshs.Besos

  1. Qué bueno. El principio te hace sentir la angustia de la niña. Y la lucha por salir de la pesadilla está muy bien desarrollada. Enhorabuena.

  2. Excelente relato. Muy bien narrada esa angustia interior ante un miedo que al principio te paraliza, pero al que hay que plantar cara si no quieres que te destruya. Enhorabuena por el premio. Me he alegrado mucho.

    1. Gracias Carmen! Me ha hecho mucha ilusión y ha sido una sorpresa para mi.Me alegro de saber de ti.Un abrazo