Sonrisa oculta

Un sol abrasador absorbe toda la humedad de su cuerpo, secando su garganta y oxidando sus articulaciones, haciendo que estas chirríen a casa paso.

Molestos y minúsculos granos de arena ocultos en el áspero viento amenazan con entrar en sus ojos, irritándolos y provocando una pérdida de visión que resultaría fatal.

El silencio reina en el abandonado poblado de casas derruidas y el olor a podrido de los cadáveres resecos lo inunda todo.

La momentánea paz que el pequeño y aparentemente indefenso niño enfundado en una túnica blanca y tocado con un turbante saborea escondido tras los restos de una pared semidestruida, es uno de los escasos y efímeros instantes de los que disfruta a diario.

A sus ocho años, Kamil ya ni siquiera recuerda lo que era jugar, reír, dormir tranquilo o comer tres veces al día…

Su aldea de origen fue atacada cuando apenas tenía siete años y desde entonces su único aliado y compañero de juegos ha sido un fusil de asalto.

Obedece las ordenes de sus superiores sin rechistar y se enfrenta todos los días a la muerte de frente, al tiempo que se convierte en su socio. Mata sin titubear y no piensa en ello.

Su corta estatura, la extrema delgadez de su cuerpo y su débil apariencia lo convierten en un soldado sigiloso e imprevisible al que el enemigo suele subestimar.

Aquella aciaga noche, tras asesinar a su padre y violar a su madre hasta la muerte, los guerrilleros invasores pretendían hacer lo mismo con su hermana, tan solo tres años mayor que él.

No sabe por qué ni cómo lo hizo, pero le arrebató el arma a uno de ellos y le disparó en la cabeza al que estaba a punto de montar salvajemente a la inocente niña.

Una repentina e innata destreza y su inusitado control del miedo le granjearon la simpatía del comandante, que accedió a dejar escapar a su hermana si soltaba la pistola y se unía a ellos.

Kamil tal vez sea un chico sin futuro, pero debajo del turbante manchado de sangre que oculta su rostro, sus ojos brillan y sus labios se curvan en una tímida sonrisa tras lograr sobrevivir otro día, sabiendo que hay alguien que espera su regreso…

Recommend0 recommendationsPublished in CONCURSOS

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Dani magistralmente narrado, como tu solo sabes. una historia con una dura realidad difícil de entender a estas alturas, pero el ser humano nunca aprenderá. Esta genial