TEMPUS FUGIT

Avanzas sin piedad, inexorable, inevitable y por más que lo intento no puedo pararte. Me confunde tu relatividad. A veces transcurres lento y me gustaría acuciarte. Otras veces pasas rápido y el vértigo me invade. Eres volátil, versátil. Quisiera gobernarte, manejarte, someterte a mi antojo.

Tú, ligado a mí, a mi vida efímera. La mera idea de perderte me aterra. Porque perdiéndote me pierdo. Porque eres mi bien más valioso. Y me aferro a ti y te conjugo en presente para no desperdiciarte pensando en lo que podría haber sido y no fue. Y te recuerdo en pasado y te imagino en futuro. Te sufro y te disfruto en cada uno de los transcursos del curso de la vida. Y tú te consumes, ardes sin dejar cenizas.

Yo, a tu merced, me siento maleable a tu albedrío. Me cambias, me transformas en forma y fondo. Y en el fondo sé que está bien así, que es como tiene que ser.

Tú, fugaz, vital. Vas muriéndote poco a poco en cada segundo y yo muero un poco más contigo. 

Recommended1 recommendationPublished in CONCURSOS, ESCRITURA

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Avasallante fuego consumidor, fuerte voraz envuelto en sin fin de emociones Bravo amiga siempre lo logras ☺️☺️☺️☺️

  2. Carmen, muy chulo el texto. Breve, pero lleno de contenido. Qué bien expresas esa sensación de que el tiempo se nos escapa entre las manos, lo rápido que vuela o lo lento que se arrastra. Y efectivamente, cuando el tiempo se va, nos vamos nosotros con él… ¡Vamos a aprovecharlo!

    1. Gracias Amaya. Pues sí, el tiempo vuela. Si no que me lo digan a mí que cada vez tengo menos tiempo, jajajaja. Estoy contigo. ¡Vamos a aprovecharlo al máximo!

  3. Carmen no se como lo haces, a ti la presión del tiempo te inspira porque sacas cada relato. Juegas con las palabras a tu libre albedrío. Muy bueno. Me ha gustado mucho.

    1. Muchas gracias Marti. Buf, no te creas, la presión no me inspira nada. Prefiero escribir con tiempo. Pero la verdad es que últimamente tengo poco, así que siempre lo hago in extremis.

  4. Una prosa al tiempo. ¡Es estupenda! Como con amor y desespero se vive y muere al ritmo del tiempo. ¡Muy bien Carmen!